Las arpilleras constituyen un medio de comunicación alternativa que tuvo su origen en Isla Negra-Chile, fue tipo de bordado que permitió a mujeres de escasos recursos hacerse a una entrada económica y empoderarse en su contexto doméstico. Años más tarde en el marco de la dictadura esa práctica constituyó un medio de comunicación que escapaba a la censura que la dictadura ejercía sobre los medios tradicionales, de ese modo el bordado en arpillera pasó a la historia como una expresión de resistencia. En el taller orientado por la profesora Andrea Calderón se realizó un ejercicio de aproximación a esta forma de comunicación alternativa y se trabajó sobre la temática elegida por algunos chicos del campamento Bordemos Resistencia.

Comparte